Friday, March 10, 2017





diferentes tipos de personalidad psicopática...

Psicópata organizacional, que es el que prospera en organizaciones humanas estructuradas y jerarquizadas.

Desde el punto de vista del DSM-IV, la personalidad psicopática es una forma compleja de trastorno del grupo B (patrón permanente e insuperable de violación de las pautas de conducta humanas aceptables, narcisismo y comportamiento antisocial) a lo que se añade la característica esencial que hace al psicópata diferente del resto: la frialdad emocional y la falta de empatía.

Los verdaderos psicópatas, diagnosticados, apenas sobrepasan entre el 1% y el 3% de la población general.
De este modo, un diagnóstico de psicopatía es un de los indicios más fuertes para predecir un comportamiento delictivo y peligroso en el futuro.

Checkley propuso, por primera vez, una lista exhaustiva con las características mas representativas de la personalidad psicopática y acuñó el término de "máscara de la normalidad".
Ya en los años 70, Robert Hare realizó, a partir de su experiencia con reclusos peligrosos en Vancouver, un intento de sistematizar el diagnóstico forense de la psicopatía.

Robert Hare propuso evaluar una serie de rasgos de la personalidad entre 0 y 2, según fuesen muy prevalentes en un individuo (nota 2) o nada prevalentes (nota 0). Mediante análisis factorial estadístico, aisló 20 características que, cuando eran puntuadas con notas altas, discriminaban claramente a los psicópatas de los que no lo eran.

Estas características se encuadran dentro de 4 grandes grupos. Estos puntos son: 
  • Faceta de las relaciones interpersonales:
    1.Tienen gran oratoria y encanto. Son simpáticos y conquistadores en primera instancia.
    2. Poseen una autoestima exagerada. Se creen mejores que el resto.
    3. Mienten patológicamente. Engañan sobre todo para conseguir beneficios o justificar sus conductas.
    4. Se  comportan manipuladoramente. Y, si son lo suficientemente inteligentes, los demás no notarán estas conductas psicopáticas. 
  • Faceta del dominio afectivo:
    5. No sienten remordimiento o culpa. Jamás se sienten en deuda.
    6. Afectivamente son frívolos y superficiales. No conciben emociones, aunque pueden simularlas    llegado el caso.
    7. Les falta empatía. Son indiferentes. Y hasta pueden manifestar crueldad.
    8. Tienen una incapacidad patológica para asumir su responsabilidad en los hechos. No aceptan sus errores. Por ello raramente solicitan una asistencia psicológica, ya que para ellos el problema siempre lo tienen los otros.
  • Faceta del estilo de vida:
    9. Necesitan constantemente estímulos. Caen con facilidad en el aburrimiento.
    10. Les gusta un estilo de vida parasitario.
    11. Actúan descontroladamente.
    12. Carecen de metas realistas a largo plazo. Viven como nómadas, sin dirección.
    13. Se comportan impulsivamente. Con recurrentes actos no premeditados. Sumada una falta de reflexión sobre las consecuencias de sus acciones.
    14. Son irresponsables.
  • Faceta antisocial:
    15. Tienden a delinquir durante la juventud.
    16. Muestran problemas de conducta desde la niñez.
    17. Padecieron la revocación de su libertad condicional.
    18. Cuentan con versatilidad para la acción criminal. Tienen predilección por las estafas y los delitos que requieran de la manipulación del otro.
  • Otras no incluidas en ningún factor ni faceta:
    19. Tienden a una vida sexual promiscua. Con varias relaciones breves y mantenidas simultáneamente. Les gusta compartir abiertamente sus proezas sexuales y conquistas.
    20. Acumulan muchos matrimonios de corta duración. No se comprometen a largo plazo, por la informalidad con la que se plantean el vínculo.
Una puntuación por encima de 30 en el test revisado de Hare se considera una evidencia muy fuerte de comportamiento antisocial, narcisista, manipulador, y de falta de remordimientos, es decir, de psicopatía.

Existe también una versión simplificada (PCL-SV) que evalúa 12 características, encuadradas también en los 4 grandes grupos:
  • Relaciones interpersonales
    • Superficialidad
    • Grandiosidad
    • Tendencia al engaño
    • Dominio afectivo
      • Falta de remordimiento
      • Falta de empatía
      • Incapaz de asumir las consecuencias de sus actos
      • Características del estilo de vida
        • Impulsividad
        • Falta de objetivos vitales
        • Irresponsabilidad
        • Características antisociales
          • Escaso control de la conducta (que se pone de manifiesto, por ejemplo, al beber demasiado)
          • Comportamiento antisocial en la adolescencia
          • Comportamiento antisocial adulto 
        De nuevo, una puntuación alta o muy alta (superior a 18) en la mayoría de estas características es un indicio fuerte de personalidad psicopática.
        Llegados a este punto, hay que hacer dos aclaraciones importantes:
        • La evaluación de estas características debe ser hecha por un profesional cualificado.
        • Y dicha evaluación debe tener en cuenta la globalidad de la persona. Todos podemos mostrar en algún grado y en algunas circunstancias los comportamientos anteriores. La característica del psicópata es que muestra fuertemente la mayor parte de estas características durante todo el tiempo.

        Prácticamente todos los psicópatas puntúan alto en el dominio afectivo, de modo que la diferencia entre unos y otros tipos de psicópatas se da en aquellos dominios (interpersonal, estilo de vida y antisocial) en los que puntúan menos (es decir, en qué aspectos de sus vidas son más "normales").

        Podemos hacer cuatro grandes grupos:
        • El "psicópata perfecto", que es el que puntúa alto en todos los aspectos del test, es incapaz de logros a medio o largo plazo, suscita el rechazo inmediato de la mayor parte de la sociedad y su destino es convertirse en un delincuente solitario, o pasar a formar parte de un grupo pequeño de delincuentes (lo que Lobaczewski llama una "organización ponerogénica primaria"). 
        • El "psicópata maquiavélico", que puntúa más bajo en relaciones interpersonales, es el manipulador que sabe conseguir de los demás lo que desea sin importarle las consecuencias de sus actos. En ciertas circunstancias, puede ser el titiritero (en inglés "puppetmaster") que mueve los hilos detrás de las bambalinas, en situaciones nocivas para los demás (lo que más adelante presentaremos como el "drama psicopático").
        • El "psicópata organizacional", que puntúa bajo en estilo de vida. Debido a su capacidad de plantearse objetivos y controlar su impulsividad, es capaz de presentar ante la sociedad una máscara de normalidad más eficaz. Más inteligente, Quizá por ello es mucho más peligroso que el resto. Verdadero lobo con piel de cordero, puede infiltrarse en una organización o sociedad en crisis o que no disponga de los medios de defensa adecuados y causar estragos en su seno. Es uno de los principales agentes de lo que Lobaczewski denomina ponerización secundaria.
        • El "psicópata narcisista", que puntúa bajo en características antisociales, es el histriónico, que vive centrado en sí mismo, necesitado de atención, de ser el centro de todo sin hacerse responsable de nada. Puede ser un buen actor y alcanzar notoriedad pública.

        No comments:

        Post a Comment